Estigmatizados

La informática profesional no es un juego de políticos